La violenta erupción, en 1912, del volcán Novarupta (Alaska) podría ayudar a los científicos a explicar los cambios climatológicos actuales.

Erupción del volcán Novarupta en 1912