Website Ribbon
Dirección de mail Pienso, luego escribo

Archivo de la Categoría “Salud”

ResearchBlogging.orgEn nuestro ADN tenemos algo más de 20.000 genes. Es nuestro genoma. Que se reparte en 24 cromosomas diferentes cuya longitud oscila entre 50 y 250 millones de pares de bases (50.000-250.000 Kpb). En realidad, 23 parejas; y en cada una de ellas, uno de papá y otro de mamá.

Dentro de los cromosomas hay genes (y muchas otras cosas, porque los genes son solo un 2% de esos millones de paras de bases). Los genes no son otra cosa que instrucciones para montar proteínas. Lo hacen gracias al código genético, que asigna un aminoácido a cada triplete en la secuencia de bases del gen. Y también gracias a las moléculas que intervienen para que el código genético sea una realidad (ARN polimerasa, espliceosoma, ARNm, ribosoma, ARNt, aminoacil-ARNt-sintetasa).

Pero… Pero tenemos algo más de 20.000 genes, como ya te dije. Sin embargo fabricamos más de 100.000 proteínas diferentes.

¿Cómo hacemos para lograrlo?  :-o

Pues no es difícil, la verdad. Con el splicing. O sea, con el corte y empalme alternativo del ARN. Caaaaalma. Ya verás que es más fácil la idea que esos nombres, que el vocabulario que dice quién hace qué.

Resulta que el ADN hace copias de los genes. Pero en ARN. El ADN no sale del núcleo. Jamás. Y esas copias, antes de llegar a ser leídas, sufren un proceso por el cual pierden unos trozos, llamados intrones. Y quedan otros, llamados exones. Los intrones están intercalados entre los exones. De ahí lo de corte y empalme. Pero si unas veces quitas unos intrones y otras veces quitas otros puedes sacar dos versiones diferentes del mismo ARN. De ese modo logramos variantes de una proteína. Isoformas las llaman.

Tú podrías pensar que para qué queremos esto. Y sería una pregunta muy lógica. Con varias respuestas. Y una de ellas es relativamente sencilla. Porque las condiciones fisicoquímicas en, digamos el corazón, no son las mismas que en, digamos los riñones. Por tanto no viene mal tener preparadas unas variantes (isoformas) de una proteína que funcionen bien el corazón y otras que hagan lo propio en los riñones.

Pero, además, las isoformas pueden tener características diferentes. Te cuento el caso de una que me ha llamado la atención: la piruvato quinasa. Es un enzima importante, que cataliza el último paso de la glucólisis. La glucólisis es una ruta metabólica muy antigua (existe desde antes de que el planeta tuviera oxígeno en su atmósfera) que produce energía (poca) a partir de la glucosa y sin necesidad de oxígeno. Cuando hay oxígeno se logra mucho más rendimiento pero cuando no (anaerobiosis se llama eso), la glucólisis es la única manera de producir energía (p.ej., al realizar un ejercicio intenso en un tiempo breve). Pero esa es solo una de las facetas de este enzima. Resulta que tiene dos isoformas: PKM1 y PKM2. La habitual es PKM1; PKM2 se expresa, sobre todo, en época fetal y poco a poco va siendo sustituida por la PKM1. La diferencia es que PKM2 quita un exón (el 9) que sí aparece en PKM1 e incluye otro (el 10) que no está en PKM1 (que codifica para una región a la que se le puede añadir un marcador, un grupo acetilo, que hace que altere su forma y, lógicamente, modifica su función.). Y eso cambia muchas cosas. Tantas que PKM2 es un enzima que se expresa en células cancerígenas de muy diversos tipos; mientras que PKM1 no lo hace o lo hace poco. De hecho, los análisis de sangre que revelan concentraciones anormalmente elevadas de PKM2 son elementos diagnósticos para varios tipos de cánceres. Porque la piruvato quinasa puede actuar también, además de en la glucólisis, catalizando reacciones de fosforilación de proteínas en el núcleo. Proteínas que pondrán en marcha determinados genes relacionados con la reproducción celular. Pero solo bajo la forma de PKM2. En cambio, concentraciones elevadas de PKM1 inhiben, no se sabe cómo, el desarrollo del tumor.

Son las dos caras de una molécula. Dos caras en dos isoformas pero también en dos funciones. Una en el citoplasma (glucólisis) y otra en el núcleo (fosforilación de proteínas).

Todo por quitar el exón 9 y poner el exón 10…

McCarthy, Nicola (2013). Nuclear or cytoplasmic? Nature Reviews Cancer DOI: 10.1038/nrc3630
Jill D. Dombrauckas, Bernard D. Santarsiero, & Andrew D. Mesecar (2005). Structural Basis for Tumor Pyruvate Kinase M2 Allosteric Regulation and Catalysis Biochemistry DOI: 10.1021/bi0474923

Etiquetas: , , , ,

Comments 3 Comentarios »

Hidalgo
Fuente: Noticias Médicas

Manuel Hidalgo y el equipo investigador en el que trabajaba, han publicado un logro médico muy llamativo. Por la vía que abre y por su resultado. Participaron en el tratamiento de un paciente con cáncer de páncreas. No sé si lo sabes, pero es un cáncer con uno de los peores pronósticos que hay, especialmente por lo difícil que es su detección precoz. Así, cuando se sabe que uno está afectado, el tumor suele haber progresado mucho e invadido diversas partes del cuerpo, haciendo que la esperanza de supervivencia a 5 años sea inferior al 2%.

Imagino los pensamientos de Mark Gregoire en 2006, con su cáncer muy avanzado. Tanto que le habían pronosticado pocas semanas más como horizonte de vida. Y, sin embargo, en 2011 ya tiene 65 años cumplidos. ¿Qué lo ha permitido?

El enfoque del equipo de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore en el que se integraba Manuel Hidalgo (que hoy está en el CNIO español). Consistió en realizar xenoinjertos. O sea, que le pasaron su cáncer a ratones. Y fueron probando con ellos diversos tratamientos. Porque un gran problema del cáncer es que aún no lo conocemos en profundidad. Hay diversos fármacos para cada caso y no todos son igual de eficientes. Ni siquiera la eficiencia se mantiene en el tiempo y puede requerirse cambiar el tratamiento. En el caso que nos ocupa, resultó que la mitomicina C era altamente eficaz. Pero si hubieran tenido que realizar esta búsqueda, este escrutinio de fármacos en el paciente, probablemente habría muerto. Por la toxicidad de las medicinas. Quizá no a la primera o a la segunda, pero habría quedado muy debilitado, con daños en diversos órganos. Es el gran problema de las quimioterapias.

Así, pasar el tumor a ratones y recrearlo en ellos, usarlos para estudiar los efectos de las diversas opciones terapéuticas, ha prolongado la vida de Mark Gregoire. Les permitió elegir el mejor tratamiento. Y no solo la ha ampliado, sino que ha mejorado la calidad de ese tiempo, mucho más allá de toda esperanza inicial.

Además, esto tiene una parte científica. Pues al secuenciar el ADN del paciente para identificar qué problemas genéticos podrían haberse presentado se detectó que ambos alelos del gen PALB2 estaban inactivados. Se sabe que ese gen interactúa con BRCA1 y BRCA2, cuyos productos son claves en la reparación de la doble hélice de ADN cuando sufre errores durante la mitosis. Eso significa que tenemos una diana terapéutica más contra el cáncer de páncreas. Y es posible que hasta un biomarcador para diagnóstico avanzado, que nos informe que el cáncer está en progresión con suficiente tiempo.

¿Se podrá trasladar este enfoque a otros tumores? ¿El enfoque de 1)hacer xenoinjertos para 2)encontrar la mejor medicina y 3)secuenciar el ADN para 4)investigar las causas del tumor y así mejorar aún más el conocimiento sobre ese cáncer? Ese es ahora el reto. ¿Qué hace exactamente la mitomicina C? ¿Con qué fármacos se podría combinar? ¿Cómo manipular la molécula para mejorar su acción, o para reducir sus efectos secundarios, o para las dos cosas?

Son preguntas todavía abiertas. Aún está por ver a dónde nos lleva esto (seguro que aún queda mucho trabajo por hacer), pero que sí permite soñar y que seguro anima a otros investigadores.

ResearchBlogging.orgVillarroel, M., Rajeshkumar, N., Garrido-Laguna, I., De Jesus-Acosta, A., Jones, S., Maitra, A., Hruban, R., Eshleman, J., Klein, A., Laheru, D., Donehower, R., & Hidalgo, M. (2010). Personalizing Cancer Treatment in the Age of Global Genomic Analyses: PALB2 Gene Mutations and the Response to DNA Damaging Agents in Pancreatic Cancer Molecular Cancer Therapeutics, 10 (1), 3-8 DOI: 10.1158/1535-7163.MCT-10-0893

Etiquetas: , ,

Comments 5 Comentarios »

Cuenta The Guardian que un tipo llamado Jim Humble anuncia la venta de un producto milagroso, llamado MMS (ni de coña pienso poner ningún link a eso, y por eso me refiero al tipo y al MMS). Afirma lograr curaciones con él. De cualquier enfermedad, claro. Analizado por la FDA (el organismo que en EE.UU. se encarga de autorizar productos farmacéuticos y alimenticios) resulta ser lejía. Ni más ni menos.

“The product, when used as directed, produces an industrial bleach that can cause serious harm to health. The product instructs consumers to mix the 28 percent sodium chlorite solution with an acid such as citrus juice. This mixture produces chlorine dioxide, a potent bleach used for stripping textiles and industrial water treatment. High oral doses of this bleach, such as those recommended in the labeling, can cause nausea, vomiting, diarrhea, and symptoms of severe dehydration.”

Su publicidad ha sido prohibido en diversos países, obviamente. Y como ha sido prohibido al hombre se le ha ocurrido fundar una iglesia. Para amparar su producto en la libertad religiosa.

Página web
Fuente: The Guardian

Prfffff…

Sobre su web, seguro que Locke, el gran filósofo, haría un excelente análisis de lo que nunca debiera aceptarse. Pero como Locke murió en 1704, lo tendremos que hacer nosotros, entre tú y yo. Y ahora tú dirás: “uffffff… para pensar ando yo…”. Creo que la situación se está poniendo seria respecto a cuestiones de productos milagro. Sólo hay que ver cómo circula la gente por ahí, usándolos, comprándolos. No, no, aunque sea un poco complicado, estoy convencido de que traer a Locke a esta historia es importante. Aunque sea algo durillo de leer.

Locke distinguía varios tipos de argumentos. Uno de ellos era lo que el llamaba “ad verecundiam“. Sí, sí, un nombre raro, pero que sólo quiere decir una cosa. Como tú admites que yo digo algunas cosas importantes para ti, que son ciertas, válidas, pues todo lo que diga lo será. La técnica de Jim Humble, entonces, es sencilla. Dice cosas válidas, genéricas, que sus fieles están dispuestos a aceptar. Y luego les presenta su MMS, su producto milagroso. Como lo primero fue cierto, y con ello se ganó su respeto, lo segundo seguro que también.

Otro tipo de argumento es el “ad hominem“. Se trata de presentar al contrario como poco fiable. En este caso el contrario es la iglesia católica. Lo que hace Jim Humble es ponerla a parir por su historia reciente de pederastia. Que es bastante infame, cierto. Pero eso sólo significa que esa historia es infame, no que Humble esté en lo cierto.

Otro tipo de argumento es el “ad ignorantiam“. O sea, que como tú no lo sabes de algo, yo estoy en lo cierto, diga lo que diga. Y eso sólo significa que yo no sé suficiente sobre algo, no que tú lo conocoes. Humble dice que la ciencia no sabe curarte. Luego el sí. Pues vaya…

Curiosamente no aparece por ningún lado el cuarto tipo de argumento de Locke. El “ad judicium“. El que se refiere exclusivamente al valor de lo que defiendes, sin entrar en otras consideraciones. El único válido, para Locke. No, no, de ese no habla Jim Humble.

Que, por cierto, pretende superar lo que la Biblia cuenta de Jesucristo. Que meramente tocando a la gente curaba. Él afirma que ha desarrollado y perfeccionado esa técnica y que piensa llevarla a todo el mundo…

Sí, ya sé, las creencias de la gente se consideran importantes. Pero no más que la ciencia. Nunca. Porque la ciencia es conocimiento objetivo. La ciencia puede decir qué es mentira. Las creencias no. Por definición, ninguna creencia es mentira. Así, las estafas tras los productos milagro suelen revestirse de religiosidad o de misticismo. Para protegerse de la ciencia. Pero eso tiene su lado débil. Si ninguna creencia es mentira, tampoco ninguna puede ser verdad. Sin embargo, lo que dice la ciencia sí puede ser verdad (aunque no lo sepamos con seguridad).

Etiquetas: , , , ,

Comments 6 Comentarios »

Hospital
Fuente: Diario Sur

Todos vamos a ser pacientes. O ya lo hemos sido y volveremos. Contamos con que el sistema sanitario se ocupará de nosotros. Pero… ¿hace por nosotros todo lo posible? Y esa pregunta formulada de otra manera. ¿Hacemos nosotros todo lo posible para que el sistema sanitario nos ofrezca tanto como pueda ser? Y es que un uso intensivo, unido a una gestión no lo suficientemente eficiente, pueden terminar colapsando el sistema. No es que no vayamos a tener atención, no. Es que no conseguiremos ampliar la que hay. Y quizá podamos perder algo de lo que actualmente tenemos.

Por tanto, no se dirá suficientes veces y suficientemente alto. Así que lo repetiré. El gasto sanitario no puede crecer indefinidamente. No puede. Es imposible.

¿Entonces? Pues que si queremos no perder el nivel de asistencia sanitaria del que disfrutamos, e incluso si queremos aumentarlo, hay que buscar posibles mejoras de eficiencia en el sistema.

La buena noticia es que hay varias. De entre ellas, destaca la educación del paciente. Especialmente del paciente crónico. Que, por cierto, es algo que vamos a ser todos, queramos o no. Y es que los enfermos crónicos suponen el 70% del total de gasto sanitario en España. El 70%. Y es que un tercio de los habitantes de este país está en esa categoría. Y de entre los mayores de 65 años, casi la totalidad lo son. Y con picos de atención muy superiores al 70%.

Pero no sólo se trata de reducir el gasto. Es que un paciente experto, educado en su enfermedad, capaz de gestionarla, con objetivos que busca cumplir, activo, un paciente así, es una persona que disfruta de más bienestar, en el que la enfermedad tiene menos incidencia.

No es una educación para la salud, porque ya hay una enfermedad en marcha. Lo que se pretende es que el paciente esté alerta ante las posibles complicaciones, que sepa cómo seguir fielmente tratamientos y que conozca sus efectos secundarios y sepa cómo evitarlos o minimizarlos. En otros países ya se está acumulando experiencia, con el resultado tanto de ahorro como de mejora del bienestar de los pacientes.

La gente mira a la educación en épocas de crisis, olvidándola en tiempos de bonanza. Así que habrá que aprovechar… Y la educación no es sólo cosa del sistema educativo. Los docentes no tenemos el monopolio. Pero sí una participación clave. Una corresponsabilidad. La escuela no puede mirar para otro lado. No cuando tiene ya algunos de esos pacientes crónicos a los que hay que convertir en expertos. No cuando hay en ella muchos cuidadores o futuros cuidadores (y dentro de muy poco).

Comments 2 Comentarios »

Un mal momento han elegido algunas poblaciones de murciélagos para morirse. Bueno, en realidad nunca es buen momento para morirse y no lo han elegido ellos. Pero resulta que necesitamos a los murciélagos más que nunca en las ciudades. Por la crisis económica y las piscinas abandonadas.

Uno de los efectos de la crisis es el deshaucio de casas por morosidad. Aquí en España no tanto. Pero en EE.UU. ha sido un fenómeno muy generalizado, especialmente en California y Arizona. Ese abandono ha afectado, y mucho, a las viviendas de cierto nivel de lujo, que tenían piscinas. Que eran las más demandadas por el cambio climático, que está aumentando las temperaturas, sí, pero también las olas de calor.

¿El resultado? Un mar de aguas abandonadas. Una mala idea para nosotros, pero una buena idea para los mosquitos. En cuanto se marcha el propietario llegan los insectos. Y con ellos la capacidad de transportar virus, como el del Nilo Occidental. U otros.

Y antes eso era una buena noticia para los murciélagos. Antes, cuando sus poblaciones eran más abundantes. ¡¡Hombre! Ahora los pocos que quedan se pegan un banquetazo, pero no eliminan la mayoría de los mosquitos.No, no, los murciélagos en algunos lugares están decayendo tanto en sus poblaciones que no nos están resolviendo el problema. ¿La causa? Un hongo muy contagioso.

The scientists that have been tracking and studying the mysterious deaths of nearly half a million hibernating bats in the Northeast have come to the conclusion that the culprit is a highly contagious fungus that could very likely eliminate the North American bat population.

The malady has been termed “white-nose syndrome” due to the characteristic white patterning of fungus seen around the face of the bat and other body parts. Bats tend to hibernate roughly 200 days out of the year, a period where their immune system significantly slows and they remain inactive to conserve energy and store fat. The fungus thrives during these cold weather months. Humans are suspected to be contributing to the problem by carrying the fungus from cave to cave.

The most concerning aspect of the currently uncontrollable fungal epidemic is the ecological impact that a decline or loss of bat species would entail. Bats are a fundamental aspect in the population control of insects such as mosquitoes and moths.

Pero los murciélagos hacen muchos más servicios ecosistémicos que limpiar piscinas. Sin ir más lejos, son los responsables de la dispersión de semillas de muchos árboles. O el control de insectos y polillas que te indicaba el texto citado antes; muchas de ellas especies que reducen la productividad de cultivos porque son plagas. Todos ellos, todos esos servicios ecosistémicos, se están viendo afectados por el declive de las poblaciones de murciélagos en todo el mundo, afectados por la pérdida de hábitat, la variación climática, la contaminación…

Pez mosquito
Toniher

Una solución más cara que la de los murciélagos procede también de la biología. Es el uso de peces. En concreto de Gambusia affinis. Porque aunque hay que detectar cada piscina, comprar los peces, llevarlos allí y soltarlos, el riesgo de dispersión del virus del Nilo occidental aconsejaba una rápida acción.

(Por cierto, que Gambusia affinis sabe sumar. Pero eso es otra historia, jejejeje…)

¿Te has dado cuenta cuántas interacciones se ponen en marcha? La crisis económica crea un marco nuevo, donde las reglas de juego, de comportamiento, han cambiado. Igual pasa con la crisis ambiental. Y lo que antes era una comodidad deseable, la piscina, se convierte en un riesgo. No es que la crisis económica o climática sean malas. Que sí lo son. Es la cantidad de riesgos nuevos, sorpresivos, que generan.

Por cierto… ¿Te has dado cuenta de que la biología no es lineal? No hay un principio y un fin. Tú puedes haber llegado a este post si te interesa la crisis económica, los peces, los murciélagos, los hongos, el cambio climático, la productividad de los cultivos, el bosque tropical, los virus, los mosquitos…

Etiquetas: , , , , , , ,

Comments No Hay Comentarios »